Demon’s Crest – “Porque soy bien indie y me gustan los juegos que nadie conoce”

Es un placer informar que por fin me encuentro de vacaciones despues de un larguisimo semestre de torturas, y por fin tengo tiempo suficiente para continuar escribiendo aqui aunque dudo mucho que tenga mas de 1 lector por ahi viendo esto ahora mismo, y como en estos momentos estoy desempleado que manera mejor de pasar el tiempo que desempolvando el viejo SNES y poner algun juego para recordar esos buenos tiempo y darme cuenta de lo viejo que soy y lo patetico que es estar de melancolico mientras la demas gente usa sus vacaciones para otras cosas.

En fin, decidi que le mejor manera de empezar era con un juego que e amado desde que tenia 10 años y que sigo teniendo como uno de mis favoritos, Demon’s Crest.

Demon’s Crest es un side-scroller de Capcom producido por el mismisimo Tokuro Fujiwara, el mismo que produjo series como Megaman y Ghost n’ Goblins, por lo cual el juego incorporaba muchos elementos de estas series.
La historia es simple, el protagonista que no podriamos denominarlo heroe ya que es un demonio hambriento de poder y de venganza (tal vez es una de las cosas que me agrado mas del personaje cuando era niño) pero supongo que entre los malos es el mas “noble”, Firebrand como ya habia dicho es un demonio que vive junto con los demas demonios en el Demon Relm y esta en busca de unas piedras (Crests) que cayeron del cielo un dia y que se dice que al juntarlas se tendra poder blah blah blah, ya todos hemos escuchado esto, entonces, por fin despues de muchas batallas, Firebrand consigue todos los crests y pero Phalanx (el ensencial nemesis) aprovecha la debilidad de Firebrand y lo ataca para robarle los crests, y ahora Firebrand se enbarca en una aventura impulsado por la venganza y el deseo de poder infinito.

Ok, demasiada historia, ahora si hablemos del juego.

Posiblemente la historia es uno de los puntos debiles del juego, no es muy profunda y es algo vaga, pero hemos aprendido que algunos de los mejores side-scrollers de la era 16-bit no necesariamente ocupan tener una historia escrita por Oscar WIlde.

El sistema de juego es muy parecido a Megaman, Firebrand puedes hacerlo disparar, brincar, volar y alguna abilidad especial, este va adquiriendo abilidades nuevas dependiendo de los crests o items que consiga. Cada crest tiene un poder distinto, hay Fire, Water, Wind, Earth y Time, estos al usarlos transforman a Firebrand en un demonio diferende acorde al elemento del crest. Al usar el de Earth, Firebrand pierde sus alas, pero tiene al abilidad de hacer un dash para romber cosas y su ataque principal destruye lo que este en el suelo. Tambien hay spells y potions que sirven para regenerar vida, dañar enemigos, y demas que se pueden comprar en tiendas que estan en el Demon Relm y esto lleva a otro aspecto…

El mundo en el juego se divide al principio en unos 5 niveles, de los cuales mientras se va avanzando salen 3 mas, pero dentro de cada nivel hay areas distintas con jefes distintos y muchas cosas que encontrar.

Los jefes pueden ir desde el nivel de extremadamente facil a ridiculamente dificil, cada uno con su tecnica distinta de ganarles, salvo unos pocos que se repiten 1 vez.

El juego tiene uno de los mejores soundtracks de los juegos de SNES, la mayoria consiste canciones en organos muy acorde al tema pero que hacen una muy buena atmosfera. Las graficas son muy buenas, tiene backgrounds de los niveles muy detallados, los enemigos dejan algo que desear.

El juego contiene mas de un final, estos van desde el malo (el que te hace ver como el patan mas grande en todo el Demon Relm), el normal, el bueno, y el verdadero final, que de hecho no hay mucha diferencia entre los ultimos 3, pero el chiste es que el primer final se puede conseguir en una media hora de juego el cual deja mucho que desear, pero conseguir los mejores finales consiste en pasar un buen rato recolectando cada crest, cada item y cada contenedor de vida, pero fuera de que los finales no sean buenos, el tener que conseguir todo esto para poder ir contra el verdadero jefe final es lo divertido.

Por tan bueno que suene este juego fue uno de los peores vendidos en la historia de Capcom, el mismo mes que salio a la venta Capcom tuvo cifras negativas en sus ventas. No se exactamente cual alla sido el factor de que no vendiera, pero por esto Firebrand quedo olvidado y jamas se retomo su franquicia de Demon’s Crest para hacer nuevos juegos.

Este juego es muy notorio para gente que alla jugando Ghost n’ Goblins (el cual es una tortura ya que es ridiculamente dificil, pero aun asi es muy bueno) porque Firebrand fue tomado del modelo de un enemigo que ataca a Arthur en casi todo el juego, era un demonio rojo con alas llamado Red Arremer, que este mismo tuvo su serie de juegos en el NES llamados Gargoyles Quest.

En fin, puede que tenga unas fallas y no sea tan profundo, es corto, pero no tiene nada de malo, tiene un buen nivel de dificultad y se te hara pasar un buen rato.

Eso si, si logras llegar al verdadero jefe final, preparate para uno de los jefes mas dolorosamente dificiles que se hallan creado.

-decoyOctopus

5 Comments

Filed under VideoJuegos

5 responses to “Demon’s Crest – “Porque soy bien indie y me gustan los juegos que nadie conoce”

  1. totadas

    no seas melancolico, tsss >_>
    y ponte a jugar wow :DD

  2. Anonymous

    Que mala ortografía

  3. Anonymous

    exelente, pienso lo mismo que tu, no se porque no se vendio, era un juego bastante bueno, pero quizas fue opacado por los otros juegos de la epoca

  4. Anonymous

    ese juego ya lo juge soy recontra pro me se todo ,,TODO.. ese phalanx o como se llame es noob ,, el q jode mas el ultimo demonio q ni con todas las crestas le ganas

  5. La verdad, este juego de la SNES es uno de mis favoritos. Ciertamente la historia del juego es un tanto superficial, y los finales son muy sencillos, pero cada nivel del juego tiene un encanto particular (ya saben, ese encanto que muchos de los juegos han olvidado ya). Por si fuera poco, es uno de esos juegos que te duraban semanas o meses para terminarlo, en cambio los de hoy no duran ni 2 días, ¡qué decepción! Phalanx en fase II y el Demonio Oscuro del final son dos de los jefes finales más memorables en los juegos del SNES. ¡Qué tiempos! creo que desempolvaré mi consola y me aventuraré en un viaje a mi infancia con este juego

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s